¿El Joker del cine es el Joker de los Cómics?

Momentos en los que Phoenix nos recordó los comics clásicos del Joker

Ya se ha escrito mucho sobre Joker y creemos que nunca será suficiente. La película de Todd Phillips llegó acompañada de un León de Oro en el festival de Venecia, pero también por múltiples críticas debido a su contenido supuestamente violento en exceso.

Con todo este ruido, hay que recordar las declaraciones iniciales del director, que prometió por allá por mediados de 2018 que su película no estaría basada formalmente en ninguna historia de cómics, algo que haría “enojar a los fans”.

Curiosamente y pese a lo que ha dicho su director, Joker tiene mucho de los cómics. Hay que partir por la premisa de The Killing Joke, la obra de Alan Moore y Brian Bolland que remeció al mercado de los cómics imaginando un origen para el villano más grande del mundo de las viñetas. En ella, el protagonista es un aspirante a comediante cuya vida va de mal en peor, sufre siendo pésimo en su oficio y es seducido por la mafia para cometer una fechoría, incluso, estando en medio de su tragedia personal más grande -la muerte de su esposa y el hijo que venía en camino-. “Capucha Roja”, cae en el ácido y se transforma en el Joker, demostrando que sólo hace falta un mal día para terminar convertido en el príncipe payaso del crimen.

Esta tesis es la sangre que corre por las venas de Joker, muy a pesar de lo que dice Todd Phillips. Su Arthur Fleck también es un aspirante a comediante que sufre con su vida personal y aunque en esta versión padece un trastorno mental antes de vestirse como Joker, también sufre el cambio de identidad en el momento en que se revela una tragedia personal como lo es su origen o más bien el de su madre y la historia de vida que le ha contado desde que tiene memoria.

Si en La Broma Asesina bastaba un solo día para llevar a alguien a la locura y el caos, en Joker Arthur Fleck ha tenido una mala vida y es eso lo que termina por convertirlo en el príncipe payaso del crimen, expandiendo la obra de Alan Moore a límites insospechados, pero bajo principios muy similares.

Otra ocasión en que la película toma como clara referencia a las viñetas es la presencia del Joker en un set de televisión. En una escena en que se cruzan El Rey de la Comedia con Taxi Driver y The Dark Knight Returns de Frank Miller, la versión de Joaquín Phoenix recrea de forma casi perfecta la presencia del príncipe payaso la vez en que dice al aire que todos en ese estudio de televisión morirán. Lo escrito por Frank Miller incluye el beso a una de las invitadas de esa noche, que es recreado también en la película de Todd Phillips.

Para graficarlo aún más, dejaremos este clip de la adaptación animada hecha por Jay Oliva del cómic.

Por último y no menos importante, como sabemos que si llegaste leyendo hasta acá es porque ya viste Joker, te tenemos que contar que cuando ya acaba la película y el caos se ha tomado Gotham, tiene lugar una escena clásica de los cómics: el asesinato de los Wayne que deja a Bruce huérfano, en manos de Alfred Pennyworth. La forma en que está hecha, parece tomar como inspiración también lo hecho por Frank Miller en The Dark Knight Returns, pero con el matiz de que el asesino no es un callejero cualquiera sino uno que lleva máscara de payaso, inspirado por el caos desatado en Gotham con el ascenso de Arthur Fleck y su serie de crueles asesinatos.

¿En qué habrá estado pensando Todd Phillips cuando dijo que su película no tomaba elementos de los cómics?