La célebre historia de la daga de Arya

La daga de Arya resume la historia de GOT

A esta altura de la vida asumimos que todo el mundo ha visto el tercer episodio de Game of Thrones por lo menos una vez.

El arma elegida por Arya para el momento culmine del episodio posiblemente te suene conocida. Dependiendo de tu grado de fanatismo, recordaras haberla visto en múltiples ocasiones, desde la primera hasta la última temporada. Si tu memoria no es tan buena no te preocupes, porque la gente del New York Times se encargó de hacer una buena compilación de todos los momentos en los que aparece y todas las manos por las que paso hasta finalmente llegar a las de Arya Stark.

El Sicario de la primera temporada

Jamie Lannister empuja a Bran desde la ventana para que el pequeño Stark no pueda delatar su amorío con Cersei. El Joven que luego se convertiría en el cuervo de tres ojos permanece en coma y un asesino es enviado a terminar el trabajo. Tanto Catelyn Stark como Verano, el lobo de Bran, logran salvar su vida y espantar al sicario, quedándose con el arma como evidencia del hecho.

Catelyn Stark La esposa de Ned Stark y madre de Winterfell sospecha que la caída de Bran y el intento de asesinarlo están vinculados. Empieza a investigar y realiza una pequeña reunión con personas de confianza —Robb Stark, Theon, Ser Rodrik Cassel y el maestro Luwin— para discutir sus hallazgos, así que la daga es entregada a…

Ser Rodrik Cassel

El maestro de armas de los Stark explica que el arma es demasiado “fina” para ser de un mercenario cualquiera, pues está hecha de acero valyrio. “Alguien tuvo que habérsela dado“, concluye Cassel. ¿Quién? Los Stark suponen que fue alguien de la casa Lannister y Theon ofrece entonces ayudar a Robb a vengarse. Catelyn no quiere esperar a ver si se resuelve el asunto, por lo que decide viajar a Desembarco del Rey con Cassel para averiguar más.

Petyr Baelish

Littlefinger, amigo de Catelyn y un destacado manipulador, tiene en su custodia el arma que alguna vez fue suya. Asegura que la perdió con Tyrion Lannister después de apostarla en un torneo. Por supuesto que es una mentira, pero los Stark se la creen, al igual que la promesa de Meñique de que los ayudará a descubrir la “verdad”

Ned Stark

El líder de la casa Stark, por ese entonces Mano del Rey Robert Baratheon, guarda la daga en su oficina hasta ponerla de manera visible en su escritorio durante una conversación con Littlefinger sobre la línea de sucesión al trono

De alguna manera que no llegamos a ver en pantalla, Littlefinger consigue robar la daga y es la misma que utiliza para poner contra el cuello de Ned mientras se regodea de que no es digno de confianza. Años después, en un intento por comprobar que es digno de confianza, inexplicablemente decide ofrecerla como regalo a Bran.

Bran Stark

Peter Baelish asegura que el último hombre que usó el arma fue el asesino que intentó matar a Bran y ofrece hacer “cualquier cosa” para ayudar al último heredero varón de los Stark. Bran no queda muy impresionado. Parece no estar interesado en el regalo ni en su valor como arma, menos en las promesas de Meñique, y entonces le da el arma a…

Arya Stark Bran le entrega la daga a su hermana con la excusa de que no la quiere y que no podría aprovecharla. Pero quizá sabía que iba a ser clave para que ella lo protegiera. Bran sabía que Arya tenía una lista de blancos y posiblemente que ya había matado a varias personas, así que se aseguró de que la daga empleada por un asesino quedara en manos de quien la iba a utilizar apropiadamente. Y Arya lo hizo: la usó para cortarle el cuello a Littlefinger y después para apuñalar al Rey de la Noche con una de las pocas armas capaces de matarlo.