¿Es justificable científicamente el cambio de horario?

La ciencia no justifica el cambio de horario

Es justificable científicamente el cambio de horario

Hace unos meses en Europa votaron por eliminar el cambio de horario, supuestamente implementado para ahorra energía. Estudios de la Unión Europea determinaron que no había suficiente evidencia para mantener que este ejercicio relativamente reciente produce un ahorro energético o beneficios económicos relevantes. Sin embargo, si existe evidencia que produce ciertos trastornos de sueño, incrementa accidentes y en general afecta la salud y el bienestar de algunos segmentos de la población.

Hace unos cuantos días, en México y en muchos países, se implementó el cambio de horario y  con esto se pasará del horario tradicional al modo de horario de supuesto ahorro de energía. Lo que antes eran las 9, hoy serán las 10. Se “pierde” una hora de luz en la mañana y se “gana” una en la tarde. Investigaciones muestran que estas modificaciones incrementan las faltas al trabajo, el desajuste del reloj biológico, accidentes de tránsito y hasta paros cardiacos.

El problema principal tiene que ver con el desequilibrio que produce de manera masiva el cambio de horario al desajustar la relación con los ciclos naturales, como es el caso de la producción de melatonina, hormona del sueño que está ligada a la luz del Sol y que juega un papel importante en el metabolismo y la inmunología. Esto se puede comprobar, por ejemplo, en las quejas de campesinos por las perturbaciones que sufre el ganado y por las afectaciones a sus hábitos de trabajar en sincronía con la luz solar.  

En general el cambio de horario obedece a una mentalidad capitalista que busca el crecimiento infinito, sin tomar en cuenta la verdadera prosperidad. El dinero es más importante que la salud. Y en este caso ni siquiera se ha probado categóricamente que genere más dinero. Teniendo esto en cuenta y la ola de países que han cambiado sus prácticas en relación al cambio de horario resultaría prudente que en México se iniciara una discusión seria sobre este hábito artificial forzosamente impuesto.