Starbucks le dice adios a Michael Jackson

Jackson dejaría de sonar en Starbucks

Jackson dejaría de sonar en Starbucks

Starbucks informó que no volverá a reproducir en sus listas de música las canciones de Michael Jackson después de que volvieran a la luz pública los presuntos casos de abuso sexual infantilperpetrados por el cantante.

De acuerdo con medios de comunicación, la empresa expendedora de café lanzó un tuit en respuesta a una usuaria que la cuestionó por seguir reproduciendo la música del llamado “Rey del Pop” pese a las denuncias, por lo que Starbucks mandó este mensaje:

“Gracias por informarnos. Podemos confirmar que actualmente no hay canciones de Michael Jackson en las listas de reproducción de Spotify oficiales de Starbucks. ¿Nos compartiría la ubicación de la tienda para que podamos hacer un seguimiento?“, publicó la tienda en respuesta al cuestionamiento el pasado 14 de marzo.

La respuesta de la empresa, sin embargo, no agradó mucho a los seguidores de la cuenta, y descalificaron que tomara partido dentro del escándalo sexual.

Starbucks le dice adiós a Michael Jackson

“Gracias por hacerme saber que no apoyas la presunción de inocencia y el debido proceso de la ley. Como abogada, ya no puedo apoyar a una compañía que no respeta los derechos humanos. Hay otras cafeterías donde puedo gastar mi dinero. Perdiste a un cliente y le diré a mis colegas”, escribió una las usuarios y clientas y de la cafetería.

Muchos usuarios más amenazaron con dejar de consumir sus productos si la empresa no rectificaba su decisión cuando, apuntaron, no existen pruebas para tomar una postura en el caso.

Todo esto a consecuencia del documental Leaving Neverland, del director Dan Reed, el cual expone los casos de dos hombres quienes conocieron a Michael Jackson durante su infancia y quienes acusan abusó de ellos.

Por un lado James Safechuck era un actor infantil de 10 años que logró en 1986 una participación en un comercial de Pepsi junto al “Rey del Pop”. En tanto, Wade Robson, de 7 años, era un bailarín infantil que conoció a Jackson al ganar un concurso de imitaciones en 1987.

Ambos fueron invitaron al famoso rancho de Neverland, en el que su infancia, según los testimonios del documental, estuvo marcada por encuentros sexuales perpetrados por el cantante. Hechos que los marcarían de por vida.