¿Leer sci-fi y fantasía te puede hacer mejor persona?

Acá los resultados de la U de Oklahoma

Leer sci-fi y fantasía te puede hacer mejor persona

Los libros son objetos maravillosos, además de tener un gran olor, nos ayudan a relacionarnos con los y las autoras, con nosotros mismos e incluso son capaces de crear conexiones profundas con la subjetividad y las emociones.

Para mostrar este último punto, un estudio a cargo de un equipo de psicólogos de la Universidad de Oklahoma, dirigidos por la profesora Stephanie C. Stern, reunió virtualmente a un grupo de 404 personas adultas, hombres y mujeres distribuidos equitativamente, a quienes se les pidió que identificaran los nombres de autores especializados en siete géneros literarios: literatura clásica, ficción contemporánea, romántica, fantástica, ciencia ficción, thriller y terror. Acto seguido, cada uno de los participantes dieron su opinión en torno a ciertas creencias sobre las relaciones de pareja expresadas en forma de afirmaciones contundentes:

“El desacuerdo es destructivo”
“Leer la mente es esperado”
“Una pareja no puede cambiar”
“Los sexos son diferentes”
“La perfección sexual es esperada”

Al analizar las respuestas de ambos cuestionarios, los investigadores encontraron que las personas con un conocimiento amplio de la literatura de fantasía y ciencia ficción estaban más inclinadas a considerar falsas todas las afirmaciones anteriores, con excepción de aquella sobre la perfección sexual.

En contraste, los lectores de literatura clásica consideraron cierto que el desacuerdo en una relación es destructivo y los de literatura romántica que los sexos (masculino, femenino) son fundamentalmente diferentes. Según los investigadores, dichos resultados sugieren que los lectores de ciencia ficción y fantasía poseen una perspectiva sobre las relaciones de pareja mucho menos idealizada o francamente irreal, lo cual contribuye a su vez a generar mejores vínculos, pues en la medida en que nos relacionamos con una persona como es (y no como creemos o esperamos que sea), las relaciones suelen desarrollarse con mayor estabilidad.