Blackberry desaparecería este año

Adiós a Blackberry

Grandes cambios se aproximan para BlackBerry y TCL, especialmente ahora que el mercado de los smartphones se encuentra más competitivo que nunca. Este lunes las empresas anunciaron que su asociación para producir teléfonos llegaría a su fin en agosto de este año.

El contrato de cuatro años que alguna vez firmaron BlackBerry y TCL para producir nuevos teléfonos, pronto terminará y TCL no tiene ningún interés en renovarlo. Por lo que la empresa manufacturadora dejará de producir aparatos para BlackBerry, en un mercado donde la marca ha perdido relevancia, teniendo sólo el 1% de presencia.

“Lamentamos compartir que a partir del 31 de agosto de 2020, TCL Communication dejará de vender teléfonos BlackBerry”, dice la declaración en Twitter. “TCL ya no tendrá los derechos de diseño, manufacturación o de venta de nuevos BlackBerry”.

Alguna vez Blackberry estuvo en la cúspide del mercado, teniendo su propio sistema operativo, fue líder en el desarrollo mundial de teléfonos, y los usuarios, especialmente quiénes eran más cercanos al mundo profesional, eran fieles y le entregaban estatus a los teléfonos. En su mejor momento, la marca llegó a tener el 50% de presencia en el mercado estadounidense y el 20% en el mercado global.

Pero con la popularidad y el aumento de los smartphones con pantalla táctil, la marca comenzó a declinar y su espacio en el mercado comenzó a reducirse. Después del lanzamiento del iPhone por parte de Apple, y un montón de marcas con sistema Android, Research In Motion (el nombre de la compañía en esa época) fue gradualmente perdiendo espacio y no lograba producir un teléfono lo suficientemente convincente para atrapar y reencantar a los usuarios.

Su contrato con TCL en diciembre del 2016 presentó una nueva oportunidad para BlackBerry, pero a la fecha y en las etapas finales del acuerdo, aún no han logrado crear una propuesta que les vuelva a entregar relevancia en un mercado que ya ha olvidado los teléfonos con teclado.

Si bien BlackBerry aún se encuentra dando sus últimos y desesperados golpes por mantenerse vigente, como un nuevo contrato con una manufacturadora en Indonesia, la marca ha perdido todo el impulso que alguna vez manejaba en décadas anteriores.