Blink182, la contraseña más usada en el mundo

La banda ha funcionado como la contraseña más popular en el mundo

Blink182, la contraseña más usada en el mundo

¿Alguna vez intentaste hackear la cuenta de Facebook de tu novio o novia? ¿En alguna ocasión quisiste ingresar a alguna de tus redes sociales, mails o computadora pero por arte de magia se te olvidó tu contraseña? ¿Qué fue lo que hiciste entonces? Decidiste aplicar la vieja confiable y optaste por usar el mismo pass en tooooodas tus cuentas. 

En algún punto, la vieja confiable era usar 123456, 000000, tu fecha de nacimiento, nombre, o el del ser amado… pero otros rockeros decidieron usar Blink182. PUUUUM. 

De acuerdo a un estudio del National Cyber Security Centre (NCSC) de Reino Unido, una de las contraseñas más hackeables, además de las primeras mencionadas, es la de Blink182, una banda noventa por excelencia que para fortuna de todos aquellos que quisieron asegurar sus mails, redes sociales u otras cosas que requirieran contraseñas, tiene letras y números: requisitos que usualmente te piden a la hora de introducir tu contraseña.

Entonces, si fuiste parte de ese enorme grupo de personas que usó a la banda noventera, tal vez sea tiempo de que lo reconsideres pues, hasta el mismo Mark Hoppus, vocalista de Blink-182, bromeó en su cuenta de Twitter sobre los resultados retomados por CNN

Por si no entran en esta categoría de personas y creen que ya todo está salvado para ustedes… pues no. Otras contraseñas que también resultaron bastante populares, además de la de Blink 182, son las siguientes:

  • Ashley
  • Michael
  • Daniel
  • Jessica
  • Charlie
  • Liverpool
  • Chelsea
  • Arsenal
  • manutd y mancity (por Manchester City)
  • cowboys1 (por los Dallas Cowboys)

Y estas son las más usadas en el mundo:

  1. 123456
  2. 123456789
  3. qwerty
  4. password
  5. 111111
  6. 12345678
  7. abc123
  8. 1234567
  9. password1
  10. 12345

Actualmente Blink-182 todavía da algunos conciertos y cuenta con hits que jamás pasarán de moda. Uno de ellos es “What’s My Age Again”, que si contextualizamos con esto de las contraseñas, puede que sea momento de dejar la pubertad atrás y sobre todo, ¡CAMBIAR LA CONTRASEÑA!