¿Conocen el auto eléctrico mexicano?

Porque no todo es Tesla…

Porque no todo es Tesla…

Zacua, que en náhuatl significa oropéndola, un ave endémica del sureste de México, presentó sus coches completamente eléctricos que pretenden revolucionar la movilidad en las principales ciudades del país. Si bien existen otros autos a baterías y cero emisiones en nuestro mercado, los automóviles Zacua son los primeros en ser fabricados por una marca mexicana.

Ensamblados en Puebla, los Zacua están disponibles en dos modelos: El MX®2, con una estética más aerodinámica y con una cajuela de 250 litros, y el MX®3, con un estilo más convencional tipo hatchback y una cajuela relativamente grande -487 litros, tomando en cuenta sus reducidas pero rendidoras dimensiones exteriores de 3,07 metros de largo y ancho de 1,58 metros.

Conocen el auto eléctrico mexicano

Están pensados como coches urbanos. Su velocidad máxima de 85 kilómetros por hora y rango de 160 kilómetros entre cargas son adecuados para los desplazamientos diarios al trabajo, mandados o diversión.  Su capacidad únicamente para dos pasajeros limita su utilidad como vehículo familiar.

Conocen el auto eléctrico mexicano

La carrocería, que nos recuerda un poco a los Mini de la década pasada, es desarrollada por la empresa francesa Chatenet mientras que su motorización está hecha inhouse por la empresa Motores Limpios. El objetivo de Zacua es que, a finales de este año, el cien por ciento de los componentes de sus vehículos sean de procedencia local.

Conocen el auto eléctrico mexicano

El interior cuenta con una pantalla de siete pulgadas y las amenidades usuales como manos libres, sistema de navegación, conexión a dispositivos y mapa de las electrolineras cercanas.  A partir de noviembre de este año contarán con bolsas de aire.

Conocen el auto eléctrico mexicano

Su precio de 569 mil pesos para ambos modelos lo hace más accesible que otros vehículos cien por ciento eléctricos más conocidos, como el Nissan Leaf, Chevrolet Bolt o el Tesla Model 3. Esta creación mexicana seguramente encontrará muchos aliados por su tecnología ecológica, pero también por su diseño, uno que rompe los estereotipos culturales mexicanos.