Profeco se lanza sobre Uber, Cabify e Easy Taxi

Profeco multa a tres de las grandes del transporte privado

Profeco multa a tres de las grandes del transporte privado

 

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) impuso una multa total de 6.4 millones de pesos a Uber, Cabify e Easy Taxi por la imposición de cláusulas abusivas en sus contratos de uso y publicidad engañosa. Las tres empresas ya fueron notificadas y pueden impugnar las multas.

A través de un comunicado, la Profeco hizo públicas las multas de 3 millones 974 mil pesos, un millón 810 y 700 mil pesos que, respectivamente, impuso a Uber, Cabify e Easy Taxi por diversas razones: desde la imposibilidad para los usuarios de exigir devoluciones, publicidad engañosa o la falta de mecanismos para mediación y arbitraje.

La multa de Uber fue por… bueno, por varias cosas: en ningún lugar de la interfaz de la app o en sus redes sociales se establecen ni domicilio ni número ni medios de contacto para que los usuarios puedan hacer aclaraciones o reclamaciones por cobros adicionales sin su autorización expresa.

Así mismo, la actual forma de solucionar un conflicto entre usuario y Uber, según la compañía, es a través de la legislación holandesa y en inglés, algo que simplemente está contra mucha legislación mexicana.

Por otro lado, Profeco reconoció que Uber modificó tanto en su publicidad como en sus estatutos elementos que contravenían el derecho de los usuarios.

Profeco se lanza sobre Uber, Cabify e Easy Taxi

La compañía, con sede en California, respondió con un comunicado medio pasivo agresivo; para ellos, pareciera que la multa es más un malentendido que una bandera roja por sus prácticas abusivas:

“En Uber continuaremos colaborando con Profeco, con la finalidad de seguir aportándole todos los elementos necesarios que le permitan tener un mejor entendimiento de nuestro modelo de negocio Hemos realizado los ajustes en nuestra comunicación publicitaria en el plazo ordenado. Y como dice el comunicado, dicha resolución no ha quedado firme, por lo que Uber evaluará las acciones correspondientes” 

La multa contra Cabify fue un poco más directa: los usuarios no podían pedir devoluciones de tarifas ya cobradas. Y pues qué fregadera; además,la app nunca aclara cómo se calcula su versión de la “tarifa dinámica” y su contrato de uso absuelve de cualquier responsabilidad a la empresa.

Easy Taxi le tocó fácil: publicidad engañosa y una cláusula en el contrato en el que se deslindaban de cualquier uso de información personal de los usuarios por vulnerabilidad en la seguridad de la app(ajá: se lavaba las manos si los hackeaban, como ya ha ocurrido en varias ocasiones con Uber).

El precedente de las multas es importante, más cuando en buena parte del mundo se están revisando la muy frágil legalidad en la que se mueven empresas como estas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here