CDMX se llena de bares de videojuegos

Gamer Score se apodera de la CDMX

Gamer Score se apodera de la CDMX

Desde la entrada, sobre la calle de Niza, logro mirar un enorme cuarto que recuerdo como una bodega del viejo bar que visitaba en mis tiempos de universidad. Hoy, el tiempo y la creatividad cambiaron ese espacio y lo han iluminado con luces de colores que se mezclan con el resplandor de varias pantallas en las que alcanzo a ver desde personajes de Mario Kart hasta dinosaurios que atacan sin cesar. Estoy en Gamer Score, un nuevo y acogedor rincón que despierta la nostalgia de mi niñez cuando iba a las tortillas y regresaba a casa sin el cambio por gastarlo en maquinitas.

Este nuevo concepto de game bar en CDMX abrió en noviembre de 2017 y poco a poco se ha hecho popular entre los chicos, tanto los apasionados por los videojuegos como aquellos que gustan de pasar un buen rato con los amigos y ganar una reta de FIFA. El visitante tiene varias opciones para disfrutar del lugar:

  • Si vas con amigos, puedes hacer uso de las mesas con pantalla. Cuenta con siete estaciones en las que caben seis personas y pueden jugar Wii, XBox 360 o XBox One. Si lo prefieres, también puedes llevar tu propia consola. Se cobra por jugador pero pregunta por los paquetes.
  • Si vas solo, tienes poco tiempo o sólo estás de pasada, acércate a las máquinas arcade. Cada una —de las ocho disponibles— está precargada con 800 juegos que van desde Street Fighter, Pac-Man o Metal Slug. Para usarlas tu consumo puede ser mínimo, desde un refresco hasta una pizza con cervezas.

Me bebo un refresco mientras juego en uno de los arcade, definitivamente he perdido la práctica y cientos de soldados me atacan sin parar en el tercer nivel de Metal Slug. Cuando pierdo la misión, me brinco a explorar la isla de Jurassic World en las otras dos máquinas disponibles, ahora tiene sentido la venta de coleccionablesdel Mundo Jurásico que está a la entrada. Mi refresco se acaba mientras velociraptors chocan contra mi y pienso “si esto fuera la realidad, hubiera muerto devorado”.

CDMX se llena de bares de videojuegos

Siento hambre y esa sed de la mala que me da los fines de semana. Pido la carta de Gamer Score y decido sentarme en las estaciones. En cada una caben seis personas y puedes pedir un entre tres consolas distintas para jugar. Instalan un Wii U y me hago uno con Joshi en las divertidas carreras de Mario Kart. Me ofrecen un paquete para una persona y muestran la carta de nuevo para explicarme, puedes tomar asiento en estas estaciones con un consumo determinado y estos paquetes son recomendaciones.

Aunque pude escoger un hotdog, una hamburguesa o unas alitas, espero con ansias mi pizza estilo Chicago ‘Lousiana’. Me enamora que está hecha en horno de piedra y tiene de tiras de pollo a la BBQ con pimientos, el mesero promete bastante queso, ¡justo lo que necesito! Después de quedar en último lugar en mi peligrosa carrera digital, le doy un trago a mi cerveza y continúo.

Atrás de mi un grupo de chicos juegan FIFA 17, para que están en la batalla final de lo que bien podría ser la Tercera Guerra Mundial. Alguien grita gol y el juego termina con un gran ¡Salud! y el choque de sus tarros. A su lado había un tritón de cinco litros y la promesa de que la siguiente reta sería un encuentro igual de complicado que el anterior. Entiendo que Gamer Score es un espacio para afianzar relaciones, relajarte después de una jornada pesada y hasta un espacio para escapar a la hora de la comida —¡qué suertudos los que trabajan cerca!

CDMX se llena de bares de videojuegos

Es un lugar para el precopeo, el ambiente se pone muy bueno los fines de semana, pues hay música en vivo, torneos y mucho movimiento —arriba hay un bar muy socorrido—. Encontré un nuevo lugar donde puedo divertirme como niño sin tener que mentir por no entregar el cambio de las tortillas.

  • ¿Dónde? Niza 19 (PB), Juárez.
  • ¿Cuándo? Dom., a jue., de 13:00 a 22:00. Vier., y sáb., de 13:00 a 3:00.
  • ¿Cuánto? Consumo promedio por persona desde $22 mínimo y hasta $170 máximo. En grupo desde $680 por seis personas.