La OMS incluye a los videojuegos en la salud

Videojuegos: nuevo eje de la estrategia de salud de la OMS

En medio de las medidas que llevan adelante los gobiernos del mundo para enfrentar la pandemia del COVID-19, la Organización Mundial de la Salud ha listado una serie de recomendaciones para aquellos que estamos en cuarentena. Estas medidas están pensadas para poder manejar nuestra vida de la mejor manera frente a un cambio radical como significaría el encierro por cuestiones de salud.

Entre estas se encuentran:

  • Comer saludable y tener una dieta nutritiva para para estimular su sistema inmunológico.
  • Limitar el consumo de alcohol y evitar las bebidas azucaradas.
  • No fumar, ya que “puede aumentar el riesgo de desarrollar una enfermedad grave si se infectan” con el coronavirus
  • Los adultos deben hacer ejercicio 30 minutos al día, mientras que los niños deben hacerlo por una hora.
  • Si trabaja desde casa, no pasar tanto tiempo en la misma posición. Hay que levantarse y tomar un descanso de 3 minutos cada 30 minutos.
  • Cuidar tu salud mental.
  • Intenta no leer ni mirar demasiadas noticias si eso los pone ansioso.

Pero más allá de esas recomendaciones, el director general de la organización, Tedros Adhanom, también tiene otra recomendación:

Mientras todos estamos juntos en casa: escuchen música, lean un libro o jueguen un juego“.

El especialista remarca que: “la vida está cambiando drásticamente para muchos de nosotros, pero es importante seguir cuidando de la salud física y mental”. Y en ese sentido, los juegos, ya sean palpables como aquellos de mesa o se realicen a través de un entorno de videojuegos, son relevantes.

Las obras de expresión artística y de entretenimiento, incluidas también las películas, no solo sirven para matar el tiempo, sino que abren puertas que siempre son relevantes para nuestras experiencias como seres humanos. Por eso, en estos tiempos de distanciamiento social, lleven a cabo esas actividades.

Y eso es una recomendación de salud. Así que, amigos y amigas gamers… no dejen los controles. Eso sí, utilicen baterías recargables para cargarle menos la mano al planeta.