La policía usa Street Fighter para sumar nuevos agentes

La policía de Japón usa nueva estrategia de reclutamiento

Los videojuegos siempre han ido de la mano con la crianza infantil, si nos portábamos bien, nos dejaban jugar y claro, si nos portábamos mal, nos retiraban nuestros juegos preferidos. Ahora, para seguir con esa lógica del premio y del castigo, las autoridades de algunos países están considerando utilizar los videojuegos para varias formas de ingeniería social, formación académica y también, policial.

La policía de Japón comenzó a utilizar el juego Street Fighter para reclutar a nuevos agentes. Se trata de Chun-Li y Ryu, quienes son utilizados de forma oficial por la policía de la prefectura de Osaka en Japón para captar nuevos cadetes para la institución.

La colaboración entre Capcom y la policía proviene desde la división de investigadores de crímenes digitales e informáticos, donde al parecer no encontraron nada mejor que representar la lucha contra el cibercrimen con estos dos personajes. Así es, tampoco encontramos sentido o razón para esta decisión, peeeeero, tampoco tenemos duda ni prueba de que seguramente de algo les funcionará.

Desde el año 2013 que Capcom está colaborando con la policía, alentando a las personas a reportar delitos de acoso a través de Internet, pero es la primera vez que ofrece a dos de sus personajes para una campaña de captación de personal. 

Según detalla Eurogamer, como parte de esta campaña se han distribuido más de 300 volantes y  se han colgado cerca de 1000 pósters por la ciudad, desde estaciones de trenes hasta las oficinas de policía.

Desde la compañía se refirieron al respecto señalando que “los personajes aparecerán en los anuncios de reclutamiento de investigadores con el objetivo de aumentar la concientización y el número de personal especializados en los delitos cometido a través de internet, un campo que está experimentando un notable crecimiento en los últimos años”.

Ya veremos qué se le ocurre a la 4T para entrarle a la prevención y atención a los delitos cibernéticos.