Facebook anuncia la llegada del Oversight Board

Facebook anuncia el nuevo organismo que decidirá qué ves y qué no ves en Facebook.

Facebook ha anunciado finalmente la formación de un nuevo organismo que moderará contenidos, una instancia independiente a la que usuarios y la misma compañía pueden recurrir para que decida sobre publicaciones que afectan a la libertad de expresión y a los derechos humanos. Mark Zuckerberg, fundador de la compañía, anunció en 2018 su intención de crear una entidad al margen de la red social para moderar los contenidos más polémicos.

El resultado es un consejo formado de momento por 20 personalidades de todo el mundo que seleccionará y ponderará sobre los límites globales de la libertad de expresión. Sus decisiones serán transparentes y vinculantes para la red, siempre que no incumplan leyes locales. Los contenidos susceptibles de ser moderados serán de Facebook e Instagram. El consejo no tendrá, al menos por ahora, capacidad sobre WhatsApp, otra plataforma de la compañía.

La nueva entidad depende de una organización ajena a la empresa, aunque ha sido creada por la matriz con una donación irrevocable de 130 millones de dólares (más de 120 millones de euros). Los miembros del consejo, formado por 10 mujeres y 10 hombres, ni son empleados de Facebook ni pueden ser despedidos por Zuckerberg.

Ya se anunció la composición de este órgano, entre los que figuran personalidades como la Nobel de la Paz en 2011, la yemení Tawakul Kerman; la ex primera ministra danesa Helle Thorning-Schmidt o el director del diario The Guardian durante dos décadas, Alan Rusbridger. La única hispanohablante es la abogada colombiana Catalina Botero-Marino, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Los Andes y relatora entre 2008 y 2014 para la libertad de expresión en la Organización de Estados Americanos.

El nombre oficial es consejo asesor de contenido u oversight board y sus miembros son, sobre todo, perfiles vinculados al mundo del derecho, el activismo digital y los medios de comunicación. En total serán 40, el doble de los actuales, aunque el proceso de selección se alargará hasta 2021.

El órgano tiene cuatro copresidentes, que son los que se han encargado, junto a Facebook, de reclutar a los otros 16 miembros. Junto a Botero-Marino y Thorning-Schmidt, los otros dos copresidentes serán los estadounidenses Jamal Greene, catedrático de la Universidad de Columbia, y Michael McConnell, ex juez federal y ahora catedrático en la Universidad de Stanford.

“Supone un cambio fundamental a cómo se toman las decisiones difíciles en Facebook”, ha dicho Brent Harris, director de Asuntos Globales de Facebook, en una rueda de prensa con periodistas de todo el mundo a la que ha asistido EL PAÍS y en la que han participado los cuatro copresidentes y Thomas Hughes, director administrativo del consejo. Aunque su fundación ya es oficial, no empezará a oír casos hasta dentro de unos meses. En las próximas semanas, y con las dificultades añadidas por la pandemia, la institución contratará personal y decidirá el mejor modo de coordinarse y trabajar.

La intención de la compañía con este consejo es subcontratar uno de los aspectos de su labor que más problemas le ha traído: los límites del derecho de libertad de expresión de un usuario, con sus contextos nacionales. Facebook ya apartó la verificación de contenidos de su labor diaria en favor de organizaciones externas que son las que asumen el juicio sobre la veracidad de un contenido. Facebook entonces solo añade el veredicto junto a la publicación y hace que esos mensajes se vean menos en las cuentas de los usuarios.