Google sufre tras audiencia antimonopolios

Google es acusado de destruir el anonimato en internet

Durante el año 2007, Google concretó la adquisición de DoubleClick, una plataforma tecnológica para los avisos publicitarios en la red. Pero lo que podría haber sido una mera compra más de un conglomerado, terminó generando cuestionamientos sobre los alcances de lo datos que pueden controlar las compañías en Internet.

Con la capacidad de unir la información sobre la navegación de los usuarios (a través de la cookie de publicidad) y las cuentas de Google, la compañía tiene a la mano perfiles exactos a los que apuntar, con avisos publicitarios diseñados en base a aquellos comportamientos de navegación.

Con lo anterior en cuenta, y en medio de la audiencia antimonopolio realizada en Estados Unidos, que convocó a las principales compañías tecnológicas del mundo, a congresista demócrata Val Demings postuló que Google esencialmente destruyó la privacidad de los usuarios al mezclar los datos de Doublekick con los de las cuentas de sus múltiples servicios, como es el caso de Gmail.

Cuando Google propuso la fusión, las alarmas se dispararon sobre el acceso a los datos que tendrían, específicamente la capacidad de conectar la identidad personal de un usuario con su actividad de navegación. Google… se comprometió con el Congreso y con los agentes antimonopolio de que el acuerdo no reduciría la privacidad del usuario”, explicó la congresista. “El asesor legal del jefe de Google declaró ante el Subcomité Antimonopolio del Senado que la compañía no podría fusionar estos datos. Incluso si quisiera, dadas las restricciones contractuales. Pero en junio de 2016 Google siguió adelante y fusionó estos datos de todos modos, destruyendo efectivamente el anonimato en Internet”, postuló Demings.

Ante esa situación, la congresista consultó al CEO de Google, Sundar Pichai, si firmó la decisión de 2016. Su respuesta fue escueta asegurando que revisa en un alto nivel todas las decisiones importantes. El ejecutivo aún así remarcó que en la compañía se preocupan “profundamente” sobre la privacidad y seguridad de sus usuarios.

Sin embargo, Demings postuló que en 2007, los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, tenían claro los alcances de una acción como la que actualmente lleva a cabo y que, por ese entonces, estaban preocupados por los problemas que se generarían con ese tipo de reducción de privacidad. “Fundamentalmente, no querían que los usuarios fuesen asociados con una cookie de sitios cruzados. También estaban preocupados por una tormenta de privacidad, así como por daños a la marca de Google”, agregó la política.

Hoy hacemos que sea muy fácil para los usuarios tener el control de sus datos. Hemos simplificado su configuración, pueden activar o desactivar la personalización de anuncios; hemos combinado la mayoría de las configuraciones de actividad en tres grupos. Les recordamos a los usuarios que hagan un chequeo de privacidad. Mil millones de usuarios lo han hecho”, explicó por su parte el ejecutivo.

No contenta con la respuesta, Demings planteó que su preocupación sobre la acción que tuvo Google, al cambiar su postura sobre los datos de DoubleKick, reflejan un “patrón más amplio” en donde la compañía adquiere a otras para vigilar a los ciudadanos. “Y debido al dominio de Google, los usuarios no tienen otra opción más que rendirse”, recalcó la congresista.