La Inteligencia Artificial que imita a Bansky

Este es la nueva frontera para el arte digital

En el mundo de la piratería nadie está a salvo. Ahora que las obras de Banksy, se cotizan en cantidades exorbitantes, parece que alguien se quiere aprovechar. Y es que, un experto informático desarrolló una inteligencia artificial denominada ‘Ganksy’, aprendió a imitar a la perfección los trazos del artista callejero más famoso del mundo, creando réplicas exactas.

Para sorpresa de todos, en esta ocasión la AI no lleva la etiqueta “Made In China”. Su creador es el inglés Matt Round, un experto en el desarrollo de software, cuya aspiración es convertir la web “en un lugar futurista”. Aunque, plagiar las obras de arte, no es precisamente un buen comienzo.

La inteligencia artificial fue desarrollada a través de un software de aprendizaje automático conocido como “Red Generativa Adversaria”,  GAN en por sus  siglas en inglés. El algoritmo fue capacitado durante cinco días,  utilizando un portafolio lleno de cientos de imágenes del trabajo de Banksy, hasta que pudo reproducir un cuadro que se asemeja a los originales. Aunque cabe aclarar que no todas las imágenes  son réplicas exactas, el logro de la AI es imitar a la perfección los mismos trazos  del artista anónimo.

Round, asegura que la verdadera intención de desarrollar Ganksy, es crear un proyecto divertido y original. Pues está seguro de que “la gente está apreciando el arte por su originalidad”. No obstante, esta actividad meramente recreativa, como él asegura, también le está ayudando a su economía, pues cada obra hecha por Ganksy, se vende en su página web por una libra esterlina, para después incrementar el pecio en la misma cantidad cada vez que se compra uno.

Ya saben lo que dicen, si hace como pato, nada como pato y se ríe como pato, tiene que ser un pato. Sin embargo, de acuerdo con el portal ‘The Art Newspaper’,  por cuestiones legales,  Round,  se niega rotundamente a confesar que su intención sea vender copias piratas del artista callejo. Y argumenta que el parecido entre Gansky y Banksy, no es más que una simple coincidencia.

Aunque en un principio Banksy prefirió guardar anonimato,  por diversas órdenes de aprensión que hay en su contra en diferentes países, pero con el tiempo, esto se convirtió literalmente en su firma. Pero, como ya vimos, nunca faltan los que se quieren pasar de listos.  Ha perdido un puñado de obras que han sido robadas y  separadas de las paredes de edificios.

Justo hace unos días, la astucia del ladrón de “El Grito de Munch”, lo llevó a tratar de vender la obra en un programa de televisión del Reino Unido. Mientras que,  en septiembre del 2020, la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea, cedió los derechos del cuadro “El lanzador de flores”, a una compañía de tarjetas de felicitación, después de dictaminar que su anonimato significa que no puede ser identificado como el propietario intelectual de la obra.

Y ahora,  Gansky se ha dedicado a reproducir 256 obras al estilo de Banksy, todas ellas a la venta, seguramente esto no lo hará feliz. Eso sí, podemos asegurar que Banksy,  siempre será imitado pero, jamás igualado. Por su parte y en caso de una demanda legal, Round asegura que las obras de su proyecto no se parecen a las del grafitero de protesta social. “No se parecen ni en el tono”, y es que este programador hace las impresiones de su inteligencia artificial, son en tonos grisáceos para despistar al enemigo. Pero, aun así, no podemos negar que el estilo es prácticamente el mismo.

Descubrí que las imágenes del arte callejero son tan variadas y tan dependientes de su contexto, que si bien el GAN ​​terminó con un aprendizaje de algunas de las formas y texturas, no tenía un alto nivel de comprensión de objetos o temas específicos. No imitando el material de capacitación, sino que está aprendiendo una cantidad limitada y luego haciendo lo suyo”.

Pero, en una cosa sí tiene razón. Round asegura que las redes neuronales serán capaces de alterar nuestra percepción”. Las GAN, desarrolladas en 2014, se han anunciado como el futuro del aprendizaje automático basado en algoritmos, debido a su capacidad para imitar más de cerca el procesamiento del pensamiento humano. Y a este paso, con humanoides capaces de hacer parkour o robots capaces de detectar  a personas infectadas con COVID-19, todo será posible.