Mercedes Benz ayuda a desarrollar un respirador

Este desarrollo podría ayudar a personas infectadas por COVID-19

La división de Fórmula 1 de Mercedes colaboró con ingenieros del University College London (ULC) y clínicos del University College London Hospital (UCLH) para desarrollar un dispositivo de respiración asistida que podría ayudar a los pacientes con coronavirus.

Se trata de un aparato que es capaz de ofrecer un flujo constante de oxígeno a los pacientes que tienen dificultades para respirar a raíz de esa enfermedad y su gran ventaja es que, a diferencia de los ventiladores mecánicos, no requiere que las personas se sometan a ningún tipo de procedimiento invasivo para su uso.

En ese sentido, este nuevo aparato llega en un panorama donde el avance del COVID-19 a nivel mundial mantiene a muchos países complicados por la falta de ventiladores mecánicos para tratar adecuadamente a las personas más afectadas por esta enfermedad.

De acuerdo a la BCC, el aparato de desarrollado por Mercedes Fórmula 1 y compañía corresponde a un dispositivo conocido como Continuous Positive Airway Pressure (CPAP), que si bien ya es usado en algunos hospitales todavía no es algo masivo.

“Estos dispositivos ayudarán a salvar vidas al garantizar que los ventiladores, un recurso limitado, se usen solo para las personas con enfermedades más graves”, declaró a The Guardian Mervyn Singer, consultor de cuidados críticos del UCLH que trabajó en el diseño del aparato.

Pese a que dispositivos CPAP ya se han usado en países como China e Italia para ayudar a respirar a pacientes con COVID-19, lo llamativo es que ahora el equipo desarrollador tardó solo 100 horas desde la primera reunión hasta que concretó el primer modelo de producción y actualmente estos aparatos ya se encuentran en una etapa de prueba en hospitales y clínicas de Londres luego de que Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido les otorgara su aprobación.

En ese sentido, Singer segura que si bien por ahora el uso de estos aparatos será acotado, el plan a futuro es que su uso se extienda para hacer frente a la pandemia.

“Si bien primero se evaluarán en el University College London Hospital, esperamos que hagan una verdadera diferencia en los hospitales de todo el Reino Unido al reducir la demanda de personal de cuidados intensivos y camas, así como ayudar a los pacientes a recuperarse sin la necesidad de una ventilación más invasiva”, comentó Singer.