Una guía para entender las criptomonedas

¿Qué son las criptomonedas?

Primera regla del juego de las inversionesno uses dinero que no estés dispuesto a perder. Eso incluye, por supuesto, Bitcoin y cualquier otra criptomoneda.

Suena desmotivador, ¿cierto? Sobre todo porque, al pensar en invertir se espera tener una ganancia. No te angusties, generalmente así es, pero es importante que los recursos que vayas a dedicar a la inversión no sean de primera necesidad.

Pero vámonos despacito. Aquí hablaremos de “monedas digitales”, más específicamente de la que tantas sorpresas nos ha dado en el último mes: Bitcoin, aunque existen más de 1,500 criptomendas a las que cariñosamente llamaremos criptos.

Entenderle a eso de las “monedas digitales” y luego querer entrarle a invertir puede sonar un poquito atemorizante, sobre todo cuando al hablar de algo llamado “dinero digital” pensamos en algo intangible.

¿Cómo confiar en algo que no puedo tocar, como el dinero o el oro?

En realidad, la forma más sencilla para describir a las criptos son “un medio digital de intercambio”, nos explica Carlos Estrada, experto en ciberseguridad y socio de Vestiga Consultores, firma de consultoría de riesgos, “otra forma de conocerlas es como tecnología de transferencia de capital”.

Uno de los aspectos más interesantes de las criptos es que es dinero descentralizado, o sea, que no depende de los bancos para funcionar.

Eso juega a favor y en contra: es casi imposible que puedan ser hackeadas como las cuentas bancarias, o robadas, como el dinero físico; pero también hace que los bancos centrales se sientan “amenazados” porque no tienen el control total de los recursos financieros del mundo, como al inicio de este siglo.

Pongámoslo algo así: son criptos vs fiat (las fiat son las monedas que emiten los bancos centrales).

A muy muy grandes rasgos: “Todos los países que tienen banco central respaldan sus reservas en oro, es decir, el valor de su moneda (el yen, el peso) está en oro, pero esa es una decisión de esos bancos centrales”, dice Carlos.

¿Y qué hacen las criptos? Exacto, quitarles control a los bancos centrales.

Piensa en esto: ¿has escuchado música en formato mp3? ¿Has compartido fotos que tomas desde tu celular? ¿qué hay de ese libro en PDF que descargaste anoche?

Dime, ¿existe esa canción, esa imagen, ese texto?

La respuesta es sí. Así como esos archivos, que no puedas tocar las criptos no significa que no existan.

Ahora bien, la siguiente pregunta es: ¿por qué son seguras y valiosas? Porque son un recurso finito. Que sean digitales no significa que no puedan terminarse. Y en el mundo sólo existen 21 millones de Bitcoin. Para obtener cada Bitcoin se requiere un proceso digital de “minería”.

Minar es resolver ecuaciones de algoritmos y la recompensa es que te dan un fragmento de criptos, o centésimas o milésimas de cripto. Hay granjas con mineras de criptos”, explica Carlos Estrada.

Para lograr resolver la cadena de bloques global se requieren muchísimas computadoras con capacidad de resolver millones de operaciones por segundo.

Y esas “granjas mineras” no están en un solo lugar ni pertenecen a una sola persona u organización: están repartidas por todo el mundo, hay personas “minando” desde su casa, universidades y las famosas “granjas”.

Es decir que, si alguien quiere hackear o romper la cadena, tendría que enfrentarse a “mineros” de todo el mundo que están resolviendo millones de ecuaciones y aunque la mitad de las computadoras que están minando criptos “se cayeran”, estas seguirían existiendo porque no dependen de un sólo país, de una persona o de una sola organización.

Eso hace tan seguras las criptos.