Bale también se le va encima a EA Sports

Bale se suma a los reclamos de Zlatan

Luego de que Zlatan Ibrahimovic planteó su reclamo por el uso de su imagen en el popular videojuego FIFA 21, argumentando que aquello se realizaba sin autorización, y que la propia EA Sports expusiese de regreso que tenía acuerdos tanto con una organización internacional de futbolistas (FIFPro) como con el club AC Milan en el que milita el delantero sueco, el debate sigue extendiéndose.

En primer lugar, el representante de Zlatan, Mino Raiola, respondió a través de su cuenta de Twitter a la compañía de videojuegos expresando que: “FifPro y el AC Milan no tienen derechos individuales de los jugadores como estoy seguro de que saben y como les hemos dicho muchas veces”. Lo último lo extendió en otro mensaje planteando que: “Hace 10 años que me están esquivando en cuestiones de derechos de los jugadores. ¿Quizás ahora respondan o solo en la Corte?”.

Aquellas palabras se dan en un contexto en el que otros jugadores han hecho énfasis en la necesidad de investigar este tema, incluyendo al delantero Gareth Bale. “Interesante… ¿Qué es FifPro?”, planteó el jugador del Tottenham ante los mensaje de Ibrahimovic, agregando un hashtag que expresó que “es tiempo de investigar”.

En ese escenario, el medio británico The Guardian informó que “varios jugadores de alto perfil han dado instrucciones a sus representantes para que investiguen si tienen derecho a algunas de las ganancias obtenidas por usar su imagen en el juego, dado que la mayoría de los contratos incluyen lucrativos acuerdos de derechos de imagen”.

El agente de Bale, Jonathan Barnett, explicó al mismo periódico que una potencial acción legal “es algo que está siendo revisado”.

“Por el momento, a los jugadores no se les paga. Nuestra gran queja es que la FIFA está publicando muchas reglas y regulaciones que dicen que están velando por los mejores intereses de los jugadores, pero obviamente no es así”, agregó.

La respuesta de EA Sports

Ante estos reportes, EA envió un nuevo comunicado al portal Eurogamer, en donde se desliga de la polémica y sostiene que todos sus usos de jugadores están en regla.

“Estamos al tanto de las discusiones sobre la concesión de licencias a los jugadores en EA Sports FIFA. La situación actual que se está desarrollando en las redes sociales es un intento de llevar a FIFA 21 a una disputa entre terceros y tiene poco que ver con EA Sports“, remarcó la compañía.

“Para ser muy claros, tenemos derechos contractuales para incluir la semejanza de todos los jugadores actualmente en nuestro juego. Como ya se dijo, adquirimos estas licencias directamente de las ligas, equipos y jugadores individuales. Además, trabajamos con FIFPro para asegurarnos de que podemos incluir tantos jugadores como podamos para crear el juego más auténtico”, agregó.

En los casos de Ibrahimovic y Bale, desde EA puntualizaron que: “nuestros derechos a la semejanza de los jugadores se otorgan a través de nuestro acuerdo de club con el AC Milan y nuestra asociación exclusiva de larga data con la Premier League, que incluye a todos los jugadores del Tottenham Hotspur”.

Considerando que tanto Bale como Ibrahimovic no tuvieron problemas con el videojuego en el pasado, y el delantero galés inclusive estuvo en la portada, en Eurogamer plantean que todo podría tener relación con el respaldo de FIFPro a las reformas relacionadas a los agentes de los futbolistas.

Dichas modificaciones, anunciadas en enero de este año y confirmadas durante este mes, apuntan a “proteger la integridad del fútbol y prevenir abusos”, buscando eliminar o al menos reducir “las prácticas abusivas”. Todo aquello tiene directa relación con el hecho de que los agentes futbolísticos ganaron más de 650 millones de dólares en 2019, lo que representó un incremento cuatro veces superior a lo que amasaron en 2015.

La reforma en cuestión, a la que se oponen los representantes de Bale e Ibrahimovic, busca limitar las comisiones, la representación múltiple y la reintroducción de un sistema de licencias obligatorias para los agentes, con el objetivo de elevar el estándar profesional y divulgar con transparencia lo que ocurre en las transferencias. En el camino, temas como los ingresos por derecho de imagen también son clave.

Finalmente, también es llamativo que estas quejas aparezcan justo después de un trato millonario entre FIFA 21 y el exfutbolista David Beckham.

Al mismo tiempo, son tantos los millones que rondan en torno a la franquicia de EA Sports, que este tipo de reclamos han surgido en más de una ocasión.

Futbolistas como Oliver Kahn han ganado demandas, ya que el portero alemán alegó por la inclusión de un jugador virtual muy similar a su apariencia en 2002, mientras que en junio de este año un grupo de futbolistas brasileños obtuvo un acuerdo también relacionado a los derechos de imagen.