El videojuego que intenta rescatar al ajolote

Échenle un ojo a la propuesta de Axol

Los videojuegos han tenido históricamente la función de ser acompañantes silenciosos en nuestros momentos de felicidad, tristeza, vacaciones, etc. Es cierto que, como conjunto no han tenido una postura política formal y que, poco han hecho por desarrollar alguna postura que intente hacer del mundo un lugar mejor pero, nunca es tarde para empezar y, como siempre, son los y las jóvenes las que le están entrando al ruedo.

Nos da gusto decir que esta propuesta, es una propuesta de un nuevo videojuego mexicano que está en desarrollo; uno que, además de entretener, buscará ayudar a preservar a una de nuestras especies endémicas: el ajolote.

La industria de los videojuegos en México es pequeña, pero activa. Títulos como “Mulaka”—desarrollado por el estudio mexicano Lienzo, y basado en la mitología del pueblo tarahumara—han puesto a la relativamente joven industria en el ojo internacional.

Ahora “Axol”, juego desarrollado por Ra6tZ Studio— estudio conformado por 12 jóvenes de Puerto Vallarta, Jalisco— es la siguiente apuesta de la industria de videojuegos mexicana para crecer.

El tema principal que aborda el videojuego es la contaminación provocada por los seres humano y los estragos que genera en nuestro entorno. De hecho, los enemigos del juego son corrompidos por esta.

El juego es protagonizado por Axi, un ajolote que lidera al resto de su especie con su carisma y entrega.

Sin embargo, un día los depredadores del lago donde vive, así como los dioses prehispánicos, son corrompidos por la contaminación y éstos deciden secuestrar a todos los ajolotes, esparciéndose por los varios estados de la República Mexicana.

Axi deberá recorrer las 32 entidades de la República para librar a los dioses prehispánicos de su corrupción y traer a sus amigos de vuelta a casa.

Los chicos tienen una campaña en Kickstarter y ya le están dando la vuelta al mundo con esta propuesta, ustedes, échenle un ojo y sigan la trayectoria de este grupo que seguro llegará a lugares muy, muy altos.