Hacker que atacó Nintendo recibe condena

El hacker pasará 3 años en prisión

El responsable de un hackeo que afectó a Nintendo en 2016 fue condenado a 3 años de prisión por esa acción contra la compañía japonesa y posesión de pornografía infantil.

De acuerdo a un comunicado de prensa del Fiscal de Estados Unidos para el Distrito Oeste de Washington, el hombre llamado Ryan Hernandez “fue sentenciado a tres años de prisión en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Seattle por delitos federales relacionados con su plan de piratería informática y su posesión de pornografía infantil encontrada en sus dispositivos digitales”.

Los cargos en contra Hernández se remontan a 2016, cuando junto a un amigo lograron obtener las credenciales de un empleado de Nintendo y las usaron para “obtener acceso y descargar archivos confidenciales de Nintendo relacionados con sus consolas y juegos”, según precisa el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

A raíz de eso los investigadores del FBI contactaron incialmente a Hernández en 2017 y, según señala Polygon, como el sujeto aún era menor de edad, solo se comprometió a dejar de hackear.

No obstante, Hernández no cesó sus actividades y en 2019 su casa fue allanada en busca de información sobre delitos posteriores.

En esa instancia, el FBI encontró unidades de almacenamiento que contenían “miles de archivos confidenciales de Nintendo” además de “más de mil videos e imágenes de menores involucrados en conductas sexualmente explícitas, almacenadas y ordenadas en un directorio de carpetas que etiquetó como ‘Cosas malas’.”

Hernández se declaró culpable de enero de los cargos federales relacionados con el hackeo y posesión de pornografía infantil, sin embargo, la sentencia en contra del hombre de 21 años recién se dio a conocer durante esta semana y estableció que deberá cumplir tres años de cárcel por ambos delitos y será encarcelado en un centro de la Oficina de Prisiones para reclusos con problemas cognitivos.

Todo mientras también quedará registrado como un delincuente sexual y deberá pagar $259,323 dólares a Nintendo por “los costos de reparación causados por su conducta”.