Videojuegos positivos para tu salud mental

Les dejamos los resultados de la investigación de Oxford

La relación de los videojuegos y la salud ha sido materia de discusión e interés durante un largo tiempo. Así, en ocasiones han surgido publicaciones que ponen en alerta a los jugadores, pero también han aparecido investigaciones que ofrecen una interesante perspectiva sobre el aporte de esta forma de entretenimiento.

Precisamente en esa última categoría entra una reciente investigación conducida por profesionales de la Universidad de Oxford y que plantea que los videojuegos serían beneficiosos para la salud mental.

Este estudio titulado “Videogame play is positively correlated withwell-being” (“Jugar videojuegos se correlaciona positivamente con el bienestar”) fue comandado por Niklas Johannes, Matti Vuorre y Andrew K. Przybylski con el objetivo de “proporcionar pruebas muy necesarias con datos adecuados” respecto a los efectos de los videojuegos en la salud de las personas.

En ese sentido, para concretar esta investigación de la mejor forma posible, el equipo colaboró con Electronic Arts y Nintendo of America para obtener datos reales de comportamiento de los jugadores en dos títulos: Plants vs.Zombies: Battle for Neighborville y Animal Crossing: New Horizons.

Así, tomando como muestra a 3 mil adultos, los investigadores descubrieron que las personas que jugaban tendían a reportar un mayor “bienestar”.

“Encontramos una pequeña relación positiva entre el tiempo de juego y el bienestar de los jugadores de ambos juegos”, señala el estudio. “No encontramos evidencia de que esta relación estuviera moderada por satisfacciones de necesidades y motivaciones. En general, nuestros hallazgos sugieren que la regulación de los videojuegos, en función del tiempo, podría no brindar los beneficios que muchos podrían esperar, aunque la naturaleza correlacional de los datos limita esa conclusión”.

Este estudio tenía como propósito poner sobre la mesa datos basados en información real (facilitada por las compañías de videojuegos) respecto al impacto de los juegos en la salud de las personas. Por lo tanto, mientras sus autores advierten que los hallazgos no son definitivos y obviamente no abarcan a todos los juegos y personas, apuntan a que las investigaciones en la materia requieren nuevas aproximaciones.

“Está bien tener una opinión sobre los videojuegos”, explicó el profesor Przybylski al portal de noticias de Oxford. “Pero, sin investigación, no se puede saber si esto es algo real o simplemente sus propios ‘hechos’. Puede tener su propia opinión, pero no puede tener sus propios hechos”.

Por lo tanto, los investigadores esperan que el estudio propicie un mayor nivel de evidencia en las discusiones sobre el concepto de adicción a los videojuegos.

“Tiene organismos realmente respetados e importantes, como la Organización Mundial de la Salud y el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, que asignan atención y recursos a algo sobre lo que literalmente no hay buenos datos. Y es impactante para mí, el riesgo de reputación que todos están tomando, dado lo que está en juego”, concluyó Przybylski (vía The Guardian).